Blog

Mapas mentales de matemáticas

Mapas mentales de matemáticas
El mapa mental es un método eficaz para tomar notas en lugar de tomarlas y es muy útil para generar ideas por asociación. Para hacer un mapa mental, se comienza en el centro de una página con la idea principal, y se trabaja hacia afuera en todas las direcciones como lo haría una explosión, produciendo una estructura creciente y organizada compuesta de palabras e imágenes clave.

¿Qué es un mapa mental?

Los mapas mentales abandonan el formato lineal de la toma de notas convencional. Lo hacen a favor de una estructura bidimensional. Un mapa mental muestra la forma del objeto, la importancia relativa de puntos particulares y cómo se relacionan entre sí.

Los mapas mentales son más compactos que la toma de notas convencional. El mapa mental utiliza ideas, tareas u otros elementos vinculados y organizados radialmente. Se utilizan para generar, visualizar, estructurar, organizar y representar información con el fin de facilitar el aprendizaje, la gestión, la resolución de problemas y los procesos de planificación organizativa, así como la toma de decisiones.

Debido al gran número de asociaciones involucradas, los mapas mentales pueden ser muy creativos, tendiendo a generar nuevas ideas y asociaciones que no se habían pensado antes. Cada elemento de un mapa es, en efecto, un centro de otro mapa.

¿Cómo hacer un mapa mental?

Debemos considerar que es mejor si las ideas se expresan con símbolos en lugar de palabras, ya que esto facilita al cerebro la percepción y la localización de los puntos.

Como sugerencia, para desarrollar un mapa metálico, podemos utilizar los siguientes materiales: Una gran hoja de papel o cartón. 4 o 5 bolígrafos o lápices de colores.

Entrada Relacionada:   Porque es importante aprender cosas nuevas

El procedimiento es el siguiente:

  • Escribir o dibujar el tema clave en el centro de la hoja, dentro de un círculo. Por ejemplo: México.
  • Dibujar 4 o 5 líneas que salgan como ramas del círculo. Cada una de un color diferente. Éstas representan los temas secundarios que emergen del tema central. Por ejemplo: salud, educación, economía, empleo y seguridad. Puedes escribir la palabra o representarla con un dibujo. Los dibujos no tienen que ser buenos; lo que importa es entenderlos.
  • Los puntos que se derivan de cada idea salen a su vez como pequeñas ramas. Por ejemplo: Desde el comienzo de la educación: Educación Básica, Educación Media, Educación Superior, Matemáticas, Informática, Inglés, Civismo, etc. El resultado final parece un dibujo de niños con docenas de ramas agrupadas y a la vez claras. ¿Se imaginan que de esta manera los candidatos nos presentarían sus propuestas y los profesores sus programas de estudio? Los entenderíamos!

Entradas Relacionadas