Blog

Recetas con fracciones

Recetas con fracciones
Las matemáticas son parte de nuestra vida cotidiana. Generalmente la usamos inconscientemente y no le damos el valor que merece. Una de esas áreas de nuestra vida donde la incluimos en cada momento es la cocina. En la práctica de esta actividad es esencial que manejemos los conceptos básicos de las matemáticas para preparar con éxito una receta. Los cursos de cocina representan una oportunidad perfecta para iniciar y transmitir los conocimientos básicos de las matemáticas a nuestros hijos, por lo que puede ser una de esas actividades extraescolares que contribuyen a reforzar los conocimientos. .

Recetas con fracciones

En la preparación de las recetas debemos realizar operaciones básicas de las matemáticas como la suma, la resta, la multiplicación, la división, las fracciones, las medidas y sus respectivas conversiones, además de ayudar a desarrollar el pensamiento lógico-matemático a través de la solución de problemas, porque, en muchos casos debemos ajustar las recetas para preparar las porciones deseadas.

Por ejemplo, al calcular el presupuesto aproximado que vamos a gastar en los ingredientes, sumamos los precios de cada uno de ellos. Cuando nos van a dar cambio después de haber hecho la compra, hacemos una resta.
Si la receta que aparece en Internet sirve para preparar sólo 2 porciones y yo necesito preparar 10, hacemos una multiplicación y por el contrario, si la receta familiar sirve para preparar 8 porciones pero sólo queremos preparar 2, debemos dividir los ingredientes que la receta originalmente indicaba.

Matemáticas, lógica y la cocina

En los dos últimos ejemplos, además, se ejercita el pensamiento lógico-matemático, que les ayuda a comprender y acelerar la resolución de los problemas matemáticos y de la vida cotidiana.

Entrada Relacionada:   Punto de intersección de dos rectas ejercicios resueltos

Por otro lado, también trabajamos con medidas y fracciones. Así, dependiendo de la receta, se puede expresar en tazas, cucharas, gramos, mililitros, entre otros, como se indica. Por ejemplo: ½ taza de harina de trigo (media taza de harina de trigo) o 1 Lt de leche (1 litro de leche).

Una vez conocidos los beneficios que se pueden obtener con estas actividades extracurriculares, los niños, jóvenes y adultos deben aprovechar la oportunidad de compartir estas experiencias, ya que de esta manera involucramos a los niños en las actividades del hogar, aumentando su autoestima, lo que también les ayudará a valorar y participar en las tareas del hogar.

Entradas Relacionadas