Blog

Matemáticas hijo

Matemáticas hijo
De niño, abordar el mundo de las matemáticas parece tan difícil como escalar el Everest. Sin embargo, si empiezas a estudiar matemáticas a una edad temprana y tienes un profesor motivado que te guía correctamente, no hay razón para no pasar el examen de matemáticas.

Por qué aprender matemáticas a una edad muy temprana

Si se pregunta si su hijo es capaz de aprender las tablas de multiplicar, sumar, restar, etc., la respuesta es obviamente afirmativa, ya que el plan de estudios de matemáticas se enseña de acuerdo a su edad y madurez intelectual.

Esto le dará a su hijo un conjunto de cualidades que le servirán a lo largo de su vida:

  • Una garantía de sus habilidades
  • La oportunidad de acceder a prestigiosas carreras y a una amplia variedad de trabajos
  • Saber cómo resolver un problema y entender por qué se ha tomado tal decisión
  • Para poder utilizar las nuevas tecnologías y principalmente las del mundo de la informática
  • Aprende a administrar tu tiempo y dinero en situaciones cotidianas.
  • Gracias a los ejercicios prácticos, a los ejemplos de la vida cotidiana, sus hijos se abrirán progresivamente a los números, la numeración, la geometría, el álgebra, la estadística, etc.

Aunque usted mismo haya tenido dificultades con las matemáticas, convénzase de que sus hijos son diferentes y tienen un gran potencial de aprendizaje.

Cómo ayudar a un niño de 6 y 7 años a estudiar

Los esfuerzos se centrarán en lograr una lectura exhaustiva y fluidez en los cálculos matemáticos básicos a esas edades (suma, resta y multiplicación); se puede trabajar en la retención de algunos conceptos básicos. Es muy importante controlar la atención y lograr la concentración durante el tiempo dedicado al estudio, que entre 6 y 7 no será excesivo.

Entrada Relacionada:   Suma y resta de números con signo ejercicios

Se pueden utilizar refuerzos como simples crucigramas y otros juegos de palabras, así como actividades de lógica para mejorar la competencia matemática

La lectura diaria es esencial para ganar fluidez expresiva, y para dominar la ortografía de forma natural.

Cómo ayudar a un niño de 8 y 9 años a estudiar

A partir del tercer grado, los contenidos se vuelven más complejos y hay que dedicar más tiempo a la preparación de un examen. Además, es aconsejable que los estudiantes aprendan a empezar a estudiar 2 o 3 días antes, para que adquieran el hábito de prepararse con antelación (esto les beneficiará con el tiempo).

Divisiones, fracciones, clasificación del mundo animal, conceptos avanzados de lenguaje,... Es la edad en la que, además de avanzar en la lectura comprensiva, se puede aprender a hacer esquemas sencillos, que ayudarán a retener el contenido, y prepararse para el subrayado, uno o dos años más tarde. Ayuda mucho disponer de recursos complementarios como reglas matemáticas o aplicaciones específicas. Los profesores interesados pueden ofrecer a través del blog de la clase: consejos, sitios web interesantes, experimentos, iniciativas de colaboración.

Cómo ayudar a un niño de 10 años a estudiar

Los niños en el quinto año de la escuela primaria, deben manejar volúmenes significativos de tareas, proyectos y estudios. Si han trabajado en la lectura en años anteriores, las dificultades para comprender los textos ya han sido eliminadas. Los niños de esta edad pueden empezar con la técnica del subrayado, y deben ser entrenados en el trabajo de grupo.

Es necesario evitar la recarga en actividades extracurriculares y complementarias, aumentando el tiempo diario que se dedicará a los deberes y al estudio. De esta manera podrán tener una vida familiar y lúdica fuera de lo "académico".

Entrada Relacionada:   Desventajas de estudiar

Lo que es seguro, es que actuando sobre la planificación y la enseñanza de las técnicas de estudio, provocará un cambio en las siguientes situaciones:

  • Problemas de concentración.
  • Ansiedad antes del examen.
  • El estudio no da frutos.
  • Estudiantes desmotivados.

 

Entradas Relacionadas