Blog

La importancia del estudio

La importancia del estudio
Formamos parte de una sociedad en la que el nivel de educación de las personas es cada vez más alto, sobre todo si lo comparamos con el de hace unos decenios, cuando una persona con un título universitario destacaba por encima de la media general. Hoy en día, muchas personas siguen una carrera universitaria y, lógicamente, por ello son más competitivas a la hora de encontrar trabajo.

La importancia del estudio

Hay muchas empresas que hace dos décadas consideraban que un título de educación superior era suficiente para ocupar puestos de responsabilidad, sin exigir títulos de idiomas o de posgrado. Hoy en día, debido a la alta oferta de puestos de trabajo (los trabajadores que solicitan un determinado puesto) y la baja demanda (los puestos ofrecidos por las empresas), en términos económicos es mucho más barato para la empresa, y más caro para los trabajadores. Por eso debemos capacitarnos lo más posible para agregar valor a nuestro perfil.

En un mundo en el que la globalización ya no es un proceso, es una realidad, el poder diferenciarnos del resto nos permitirá optar por un trabajo con más posibilidades y mejores perspectivas. Tampoco debemos olvidar que, al estar en una economía y sociedad globalizada, y con un fácil acceso a Internet, no sólo competimos con la gente de nuestra ciudad para conseguir un trabajo, sino que también habrá personas de otras provincias, países o incluso continentes que quieran solicitar el mismo trabajo que tú. Así que más que nunca debemos continuar nuestra formación durante el desarrollo de nuestra carrera, pero eso es algo de lo que hablaremos en otro puesto.

Entrada Relacionada:   Derivadas de funciones

Otro hecho a tener en cuenta es el desempleo, concretamente la relación en 2012 entre el número de desempleados con formación universitaria y el desempleo mundial. Mientras que la media nacional era de un 25% de parados, en el grupo con educación universitaria se redujo considerablemente, siendo éste de un 15%.

Los idiomas son cada vez más importantes, y como España es uno de los países con peor percepción del nivel de inglés a nivel europeo, muchas empresas buscan un alto nivel entre los candidatos. Es muy común hoy en día que incluso algunas empresas llegan a dar por sentado el alto nivel de inglés y se interesan por un tercer idioma de relevancia en el mundo de los negocios (alemán, chino, japonés, francés,...).

Dado que habrá personas que encuentren más complejo el estudio de un tercer idioma, la formación en otros aspectos debería ser siempre una opción. No sólo hay títulos universitarios y másters, sino que también hay cursos más cortos sobre un tema específico que añadidos al CV pueden marcar esa diferencia que nos hace destacar. Las nuevas tecnologías pueden ser una hoja de ruta para continuar nuestra formación, ya que se ofrecen muchos cursos para dominar ciertas herramientas que pueden ser de gran importancia en la empresa, o en cualquier otro entorno de trabajo.

En definitiva, la formación debe verse siempre como una oportunidad, no como una obligación, aunque descuidar esta faceta de nuestra vida puede acarrear problemas en cuanto a nuestra competitividad en el trabajo. Nuestro objetivo debe ser diferenciarnos, destacarnos y aportar algo diferente que pueda añadir valor a nuestro currículum.

Entrada Relacionada:   Ecuación de la recta en el espacio

Entradas Relacionadas